Grados Universidad CEU Cardenal Herrera

Sin miedo a arriesgarse

¿Quieres ver toda la información y la oferta académica?

¿Quieres conocer la opinión de los expertos?

Hace 47 años, se reunía por primera vez un claustro de profesores valencianos con la marca CEU. Con mucha premura preparaban el curso de COU que impartirían por primera vez en el curso 1971-72.

De aquella primera reunión se mantiene vivo el espíritu CEU, porque es una impronta profunda la que la Fundación CEU San Pablo transfiere a todas sus obras educativas, 25 centros en la actualidad, repartidos por toda España.

Un estilo CEU con presencia ya en toda la Comunidad Valenciana, después de Valencia, Elche y más tarde Castellón.

En los años transcurridos, la Universidad CEU Cardenal Herrera ha sabido asumir los riesgos de su evolución y abrir escenarios académicos pioneros para convertirse en una Universidad atractiva para muchos estudiantes internacionales.

Sin miedo a descubrir

Cada año aumenta el número de estudiantes internacionales que eligen la Universidad CEU Cardenal Herrera para cursar un Grado. Al principio, la demanda se centró en Dentistry, luego en Médicine Vétérinaire y en Veterinay, o en Medicine, y más tarde en Architecture.

Ahora ya es posible encontrar estudiantes internacionales en prácticamente todos los Grados.

Si este grupo que ya supone el 25% de todos los alumnos del CEU en la Comunidad Valenciana, le sumamos los estudiantes de intercambio, el campus es ya realmente un foro multicultural.

“Viajar sin salir del aula” es una manera coloquial de expresar que compartir la clase con compañeros que proceden de diferentes países enriquece el proceso de aprendizaje, al aportar miradas y respuestas novedosas. Descubrir la diferencia, aceptarla y respetarla es un signo de madurez.

Sin miedo a superarse

Este cambio ha sido entendido por la Universidad CEU Cardenal Herrera como una oportunidad para los alumnos españoles.

La gestión de la docencia, el diseño de los programas de integración en la universidad y en su entorno, las actividades extra académicas, los servicios de “hospitality” se resuelven desde la perspectiva de un campus global.

Sin embargo, esta orientación es compatible con la atención a los vecinos de los tres campus, o a las empresas del entorno más cercano, o a las iniciativas solidarias de las ONG más próximas.

El claustro actual está comprometido con la empleabilidad de los estudiantes pero entendiendo que las oportunidades profesionales pueden surgir en cualquier parte del mundo, que las empresas donde van a encontrar trabajo los estudiantes actuales trabajan con clientes que proceden de cualquier país y que las competencias transversales deben incidir en la capacidad de aprovechar las oportunidades que la globalización ofrece a todos.

Sin miedo a intentarlo

En el ideario fundacional del CEU hay una profunda vocación por la formación de los jóvenes que van a liderar el “escenario público”. Este compromiso se actualiza casi a diario en las aulas y fuera de ellas. No se trata se las actividades que ampara la Cátedra de la Solidaridad que abarca cualquier destino – desde Alfara del Patriarca a Malawi – y cualquier actividad – desde el acompañamiento a la recogida de fondos -.

Es un compromiso todavía más riguroso ya que la vocación de servicio está incluida en los contenidos de diferentes asignaturas. Es muy fácil encontrar las aplicaciones del modelo “aprendizaje-servicio” en todos los Grados de la Universidad.

Por ejemplo, la Escuela de Salud es un proyecto transversal de educación y prevención que sucede fuera de las aulas, a través de las charlas impartidas por los alumnos, los contactos con las asociaciones de pacientes y las “mesas” que se instalan en cualquier espacio público para tomar la tensión.

Siempre es posible “aprender haciendo” como lo demuestran cada año los estudiantes de Comunicación que apoyan en cada curso a una ONG en sus campañas de visibilización

Sin miedo a equivocarse

Practicar en entornos reales es una ventaja competitiva para los estudiantes del CEU. Reproducir el espacio profesional y conseguir que el alumno se sienta ya en ejercicio, aporta un plus curricular que facilita la inserción laboral.

La simulación es una estrategia de aprendizaje muy eficaz tanto para la adquisición de las competencias técnicas, como de las competencias transversales.

En el Centro de Simulación avanzada – donde el profesor puede programar todo tipo de situaciones críticas al “paciente” – o en un plató de televisión – donde se está realizando una entrevista a un personaje – , tan importante son los conocimientos técnicos de cada uno de los roles asignados como la capacidad para trabajar en equipo, trasmitir la información con precisión, o liderar la reacción ante un imprevisto.

Otros espacios, se convierten en los mejores lugares para iniciarse en la investigación como el Laboratorio de Análisis del Movimiento de Fisioterapia, o para analizar la actualidad bursátil en tiempo real gracias a la Sala Bloomberg. Espacios, en suma, que preparan para el futuro.